Project Description

“EN LOS ÚLTIMOS AÑOS HA AUMENTADO LA EVIDENCIA DE DE LOS BENEFICIOS DE MUY ALTA CALIDAD QUE PROPORCIONA LA FISIOTERAPIA RESPIRATORIA”

Rodrigo Torres es kibnesiólogo y actualmente una referencia internacional en el ámbito de la Fisioterapia Respiratoria, principalmente desde su labor docente e investigadora en la Universidad de Chile, donde ejerce. El camino hacia esta especialidad lo vio claro desde que terminó su etapa universitaria en el año 2005 y puso en marcha una intensa etapa de ejercicio hasta 2011, momento en que realizó el máster de la Universidad de Barcelona de Investigación Clínica para pasar al campo investigador: “Sentía que quería colaborar desde otro punto de vista, desde la generación de evidencia en nuestra profesión”, explica.

En esta entrevista, Rodrigo habla de la actualidad de la fisioterapia respiratoria y de cómo avanza su implantación y su realidad en países de latino américa.

¿Cuál crees que es ahora mismo el estado de salud de la fisioterapia respiratoria?¿Qué grado de presencia tiene?¿Qué riesgos tiene por delante para afrontar?

La fisioterapia tiene distintas realidades dependiendo del país. En Chile estamos muy bien posicionados en cuanto a los campos laborales en que podemos trabajar. Estamos presentes en casi todas las áreas de la neumología, desde la atención primaria a los cuidados críticos. Todo ha sido fruto de un intenso trabajo, primero político a nivel de decisiones de estado y luego a través de demostrar lo necesario que somos.

 

Es un buen punto de partida.

Pienso que esta realidad poco a poco se irá implementando en todos los países de Latinoamérica y sin duda de Europa, donde también hay países en que están muy desarrollados, como Francia. Creo que es obligación de los lugares en que la fisioterapia está bien posicionada, el generar investigación, guías clínicas y manuales de procedimiento que permitan a los profesionales de esos otros lugares donde no es masiva la fisioterapia respiratoria, utilizarlos para demostrar a las personas que toman las decisiones, la importancia de nuestra presencia.

 

 ¿Qué otros pasos crees que habría que dar?

Se deben formar asociaciones internacionales de fisioterapia respiratoria que fomenten este intercambio y así todos nos beneficiemos y sigamos engrandeciendo nuestra profesión. Si esto no ocurre, siempre está el riesgo de debilitarnos y pueden aparecer el intrusismo laboral o las pseudociencias que nos afectan a todas las profesiones de la salud.

 

En Julio del año 2010 tuve la oportunidad de viajar a Chile y hacer unas estancias hospitalarias en el Hospital Roberto del Río con José Landeros, y académicas en la Universidad de Medicina de Chile con Daniel Arellano y recuerdo que lo que más me llamó la atención es el “estatus asistencial” que tiene un kinesiólogo respiratorio chileno, pensé: “¡Están en todos los lados!” En UCI, Urgencias, Neumología, Laboratorio de Pruebas Funcionales, Pediatría, etc. ¿Cómo se consigue eso?.

Sin duda, primero se necesita que los kinesiólogos estén en los lugares en que se toman las decisiones. Eso es lo que sucedió en nuestro país en el año 1990, cuando ingresamos al programa de infecciones respiratorias agudas del Ministerio de Salud. Primero, porque la cantidad de neumólogos no era suficiente y, segundo, porque había kinesiólogos en lugares claves en los que se toman decisiones políticas. Después de eso, sólo bastaba con demostrar que éramos profesionales capaces, para seguir creciendo en Atención Primaria y posteriormente en atención hospitalaria.

 

Hablando de este campo, siempre he pensado que la formación debe ir acompañada de una demanda social y laboral real, que lo importante es hacerse necesario. ¿Qué opinión tienes sobre esto?

Es lo más importante. Esa es la única forma en que se creen campos laborales que sean sostenibles en el tiempo y que generen un impacto en la población. Y aquí es donde nuevamente se une la investigación con la clínica. No basta con saber que un profesional es bueno en lo que hace, sino que también hay que evaluar el impacto generado en el paciente, así como el impacto sobre el sistema de salud y esto se debe demostrar con evidencias de buena calidad, que sean leídas por las autoridades que toman las decisiones.

 

¿Cuáles crees Rodrigo que son las patologías que más evidencia e investigación necesitan, ahora mismo?

Pienso que tenemos un tema pendiente con la bronquiolitis. Los que atendemos este tipo de pacientes sabemos que sirve y que mejora los síntomas y la severidad que sufren los niños, y la calidad de vida de las familias. Lamentablemente, la literatura tiene estudios con muy baja calidad metodológica y muy antiguos, que utilizan técnicas que no tienen beneficios y que los autores extrapolan a toda la fisioterapia. Falta más lectura crítica. Es como si se concluyera que la medicina no sirve porque se aplicó un tratamiento que no funcionó y no se dijera que es esa técnica o tratamiento la que no sirve, no la medicina. Eso es lo que sucede con la fisioterapia.

 

¿Crees que esto se puede revertir a corto plazo?

Soy muy optimista, ya que en los últimos años ha ido aumentando la evidencia de la muy alta calidad que muestran los beneficios de la fisioterapia y no me queda ninguna duda que en el futuro no se cuestionará.

 

¿Destacarías alguna otra patología?

Los trastornos respiratorios del sueño son un área emergente y en la que es muy relevante generar investigación, ya que constituyen un gran problema de salud pública que afecta a más del 6% de la población mundial. Y el tratamiento que realmente sirve es muy claro: ventilación no invasiva, ejercicio, cambio de estilo de vida y el profesional que tiene una ventaja significativa es el fisioterapeuta por su buen manejo de la fisiología respiratoria.

 

¿Cómo debemos convencer a los médicos como pediatras, neumólogos, rehabilitadores, etc., para que receten mucha más fisioterapia respiratoria?. A veces, suscitamos muchos debates sobre si sí o no fisioterapia respiratoria en bronquiolitis, ¿por ejemplo?.

Los podemos convencer de muchas formas. La primera es uniéndonos y realizando estudios multicéntricos que muestren que nuestros resultados se pueden extrapolar a distintas realidades. Por otro lado debemos difundir esos resultados en revistas internacionales en inglés, pero no debemos olvidar que muchos de esos médicos no leen ese tipo de literatura, por lo que también debemos investigar y publicar en revistas locales en idioma español para favorecer la lectura de todos. Por otro lado, debemos estar presentes en las sociedades científicas como SEPAR y participar en las normativas en que se discutan nuestros temas. Muchas veces pasa que las sociedades editan guías clínicas en que se trata la fisioterapia en una determinada patología, pero en el grupo de autores no hay ningún fisioterapeuta. De esa forma es muy difícil, por lo que debemos involucrarnos en estas sociedades que tienen espacios para nosotros pero que no siempre aprovechamos.