Project Description

LA FISIOTERAPIA RESPIRATORIA SE HA MOSTRADO COMO UNA GRAN ALIADA EN EL TRATAMIENTO DE LA BRONQUIOLITIS

¿Qué es la bronquilitis? Al igual que semánticamente es una palabra que “nos suena” pero no sabemos bien precisar su significado, ella responde a una enfermedad que de primeras presenta todos los síntomas de un simple catarro, pero que puede causar problemas y dejar secuelas a futuro, sobre todo si no se trata de una forma adecuada, hablando especialmente en los casos de niños y bebés.

Este próximo mes de noviembre, la llegada del invierno trae aparejado también el pico más alto de esta enfermedad, que se prolongará hasta la primavera aproximadamente. Para conocer un poco más en qué consiste y cómo se ataja, nada mejor que recurrir a los pediatras de Fisiobronquial: los doctores Alicia Colombo y Juan Luis Lavezzolo.

¿En qué consiste la bronquiolitis?

La bronquiolitis es una infección respiratoria causada por virus en la que se inflaman los bronquiolos (son las vías aéreas más pequeñas) que llevan el aire a los pulmones. El virus causal más frecuente es el VRS (Virus Respiratorio Sincicial) pero puede ser causada por otros como los rinovirus, gripe, adenovirus, etc. Afecta por igual a ambos sexos en menores de 2 años, y más frecuentemente en los menores de 6 meses; y en nuestro medio se produce un pico prolongado desde noviembre a marzo.

En la mayoría de los casos, se trata de una enfermedad benigna con un curso que varía entre los 7 y 15 días, aunque hay pacientes que requieren ingreso hospitalario. En los niños mayores y en los adultos puede cursar como un simple resfriado, de ahí que se convierta en una patología altamente contagiosa.

 

¿Cuáles son los principales factores de riesgo para padecer bronquiolitis?

 Enumeraremos los siguientes:
-Edad menor de 2 años y en especial menores de 6 meses
-Estación del año: más frecuente en otoño e invierno
-Prematuridad y/o presencia de enfermedades cardiovasculares, respiratorias o inmunodeficiencias previas.
-Escolarización precoz antes de los 6 meses de vida y / contacto con niños/as que contagian.
-Lactancia artificial.

 

¿Cómo se detectan los primeros síntomas de la bronquiolitis?

Al inicio, la enfermedad es prácticamente indistinguible de un catarro con tos y secreciones nasales. Aproximadamente, a las 48-72 horas se manifiestan los signos de inflamación bronquiolar, con aumento de la frecuencia y dificultad respiratoria, con tos espasmódica, fatiga y, en muchas ocasiones, silbido audible. Se marcan los espacios entre las costillas y sobre el esternón y se distiende el abdomen. Puede cursar con fiebre moderada durante varios días.

 

¿Cuál es el tratamiento médico de la bronquiolitis?

No existe un tratamiento específico, por lo que éste está orientado a aliviar los signos y síntomas del niño y a acortar la evolución de la enfermedad. Los Antibióticos sólo son útiles en caso de sobreinfección bacteriana y no deben darse profilácticamente ya que incluso pueden empeorar la enfermedad.

 

Medidas generales

Sobre-elevar el cabecero de la cuna o cama.

Usar SF y aspiración nasal para disminuir la obstrucción y aliviar la dificultad respiratoria. (Los lavados nasales deben ser realizados por personas expertas).

Uso de antitérmicos y medios físicos para disminuir la Temperatura.

Fraccionamiento de las tomas para disminuir la carga digestiva y evitar atragantamientos y vómitos por la tos y mantener un adecuado grado de hidratación. En ningún caso se debe obligar a comer al niño/a.

 

Tratamiento médico

Uso de broncodilatadores y/o corticoides inhalados o mediante aerosolterapia.

Sueroterapia intravenosa en aquellos casos en que sea imposible la hidratación por vía oral.

Oxigenoterapia a través del dispositivo más adecuado para la dificultad respiratoria y al estado general del paciente.

Fisioterapia respiratoria: en pacientes previamente broncodilatados, para favorecer la eliminación de secreciones bronquiales.

 

IMPORTANTE: NO USAR MEDICAMENTOS NO INDICADOS POR EL PEDIATRA

 

¿Qué pronóstico tiene un bebé tras padecer una bronquiolitis?

En términos generales el pronóstico es bueno, pero hay un porcentaje de pacientes en los que se aprecia una clara relación entre la BA y episodios posteriores de sibilancias o broncoespasmo reiterados que se diagnostican como HRB (Hiperreactividad bronquial o Bronquitis obstructiva recidivante). También se ha comprobado que los niños/as que han padecido BA por VRS tienen mayor riesgo de desarrollar Asma durante etapas posteriores de la vida.

 

¿Qué opinión os merecen los aerosoles? ¿Qué diferencias existen entre la terapia inhalada y la aerosolterapia con aparato eléctrico?

Es importante señalar que los Aerosoles con suero fisiológico son el mucolítico más eficaz que existe, por lo que en la BA son muy útiles para fluidificar las secreciones desde la nariz hasta los bronquios más finos, con el fin de evitar la formación de tapones de moco y facilitar su eliminación. También puede suministrarse medicación junto con el suero fisiológico, pero debemos contar que, dada su duración (5 a 20 minutos) dependiendo del tipo de aparato utilizado, pueden perder efectividad al ser muy difícil vencer las resistencias del niño/a a mantenerse quietos con la mascarilla durante períodos de tiempo relativamente prolongados.

Los inhaladores que se administran a través de cámaras especiales permiten dosificar la medicación con más exactitud y el tiempo de administración es mucho más corto, lo que hace que su efecto sea prácticamente instantáneo. El uso combinado de ambos procedimientos optimiza el efecto de la medicación y favorece la eliminación de secreciones.

 

¿Cuál es vuestra opinión sobre el papel que tiene la fisioterapia respiratoria en el manejo de la bronquiolitis? Hay países donde ocupa un lugar relevante, mientras que en España da la impresión de que todavía existen pediatras detractores, que aún no ha encontrado su sitio.

Existe un consenso general que la Fisioterapia respiratoria es el método de elección para eliminar secreciones en los pacientes con Fibrosis Quística, pero no es exclusiva de esta patología y es muy útil en otras patologías respiratorias que comporten gran producción de moco y/o en aquellos pacientes que presenten dificultades para su eliminación.

Partiendo de esa premisa, la Fisioterapia es muy útil en la Bronquiolitis cuando se produce una gran cantidad de moco bronquial, ya que los niños (cuanto más pequeños, mayor dificultad) no son capaces de expectorar para eliminar las secreciones. Debemos hacer hincapié en que la fisio se debe realizar en pacientes previamente broncodilatados, ya que en caso contrario puede aumentar el espasmo bronquial. En algunos casos, puede incluso evitar el uso de medicación, e incluso en caso de no conseguirlo, optimiza el efecto de los medicamentos utilizados.

En numerosos países (Francia, Inglaterra, USA y los de América Latina) se utiliza la Fisioterapia respiratoria como gran aliada en el tratamiento de las enfermedades respiratorias que cursan con aumento de las secreciones altas y/o bajas (BA, Asma, Neumonías, Bronquiectasias, Atelectasias, etc)

 

¿Cuáles son las medidas básicas de prevención que los papás pueden tomar para que su bebe no padezca bronquiolitis, y si la tiene que sea menos “dura”?

Tratándose de una enfermedad que se transmite por contacto directo con personas u objetos infectados, debemos tomar ciertas precauciones a la hora de minimizar los contagios y procurar que su curso sea más benigno.

Lavado frecuente de manos

Evitar lugares concurridos donde haya muchos niños (guarderías, escuelas infantiles, ludotecas, centros comerciales, parque infantiles, etc)

Evitar el contacto con personas resfriadas, con fiebre o cuadros catarrales. (No olvidemos que en los niños mayores y en los adultos los virus que producen la BA, pueden manifestarse como un simple resfriado).

Evitar compartir vajilla, juguetes, etc con personas acatarradas, o en su defecto, extremar su higiene.

Evitar la exposición al humo del tabaco así como el uso de chimeneas o braseros que utilicen carbón o leña ya que la combustión incompleta de los mismos reduce el O2 ambiental y provoca gran irritación de las vías respiratorias.

Evitar cambios bruscos de temperatura ambiental, procurando mantener la Tº de la casa en 21º /22ºC.

Ventilar muy bien todas las habitaciones (invierno y verano) para eliminar los posibles reservorios de patógenos que pueden causar o empeorar las enfermedades respiratorias.

Mantener recipientes con agua en radiadores de calefacción y cambiar con frecuencia los filtros de los aparatos de aire acondicionado frío-calor.

En los BB menores de 6 meses, mantener dentro de lo posible la lactancia materna ya que en gran medida protege contra la enfermedad.

Evitar el uso de pomadas balsámicas, eucaliptus, mentol, etc. ya que pueden empeorar el espasmo bronquial. Su uso está contraindicado en los menores de 2 años.